http://www.mediafire.com/?447xe4hyp2ue2
MUY IMPORTANTE, PARA LOS AMIGOS ARTISTAS ARTESANOS ETC. PUEDEN SUBIR A ESTA CARPETA SU MATERIAL PARA DIFUNDIRLO EN MI RED. NO OLVIDAR LOS DETALLES TÉCNICOS, PRESUPUESTOS Y CONTACTO, AGENTES O NUESTRO SITIO SI PREFIEREN. PARA LOS ARTISTAS SÓLO PROMOCIONAMOS A LOS VERDADEROS FOKLORISTAS, TANGUEROS O CLÁSICOS, NI ROCK, NI CUMBIA NI BALADAS, SE TRATA DE PROMOCIONAR A LA PATRIA. NO SE OLVIDEN DE JUNTAR LAS AUTORIZACIONES NECESARIAS DEFINIENDO LA DIFUSIÓN, SERÁN PRONOCIONADOS EN VARIOS SITIOS Y PAÍSES, GRATIS POR SUPUESTO, EN EL MARCO DE NUESTRAS ACTIVIDADES, BESOS Y ABRAZOS A TODOS.

mardi 22 janvier 2013

“SAN GREGORIO”, La batalla olvidada.



Hace 31 minutos 

“SAN GREGORIO”, La batalla olvidada.

Hoy se cumplen 160 años de la Batalla de San Gregorio.
Esta batalla, signada, no entiendo porque razón en el olvido, se libró entre las fuerzas de la Confederación Argentina y las del Estado de Buenos Aires.
El lugar del acontecimiento es en la boca del Río Salado en su llegada a la bahía de Samborombón.
El 22 de enero de 1853 casi 3.000 hombres de las tres fuerzas, artillería, caballería y unos pocos infantes (incluyendo algunos indios amigos) al mando del coronel Pedro Roxas y Belgrano, que era comandante en la frontera de Azul y formó la fuerza de su propio peculio al servicio de Buenos Aires y por el otro lado el ejército de Hilario Lagos, con unos 2.500 hombres que puso al mando del general Gregorio Paz para defender la causa de la Confederación Argentina.
El resultado de las armas fue rápido y favoreció a los confederados, pero de acuerdo a Guillermo Hudson, el recordado autor de “Allá Lejos y Hace Tiempo”, que vivía en las proximidades no fueron muchos los muertos “porque todos estaban bien montados”.
Hasta aquí la efemérides de hoy, pero yo quiero ahondar un poco más en este tema.
Todos los amigos conocen mi gusto por la historia y el tradicionalismo.
Para todos los tradicionalistas la figura de José Hernández, el autor del Martín Fierro es tradición pura, pero no es solo así. Yo quiero destacar de Hernández su faceta de aprendizaje y su espíritu de luchador.
Fue un gran autodidacta, periodista, soldado y luchador federalista cuyo poema Martín Fierro, considerado un clásico nacional, canta la independencia, el estoicismo y el coraje de los gauchos.
Nació el 10 de Noviembre de 1834, en la Chacra de Pueyrredón, en el caserío de Perdriel, partido de San Martín, provincia de Buenos Aires.
Sus padres fueron Don Rafael Hernández y Doña Isabel de Pueyrredón, prima hermana de Juan Martín de Pueyrredón. A la edad de 4 años José ya leía y escribía, y cursó su escolaridad en el Colegio de Don Pedro Sánchez.
Cuando tenía 9 años, a causa de una enfermedad y ya con su madre fallecida, los médicos recomendaron a su padre (capataz de las estancias de Rosas) que lo llevara a vivir al campo. Se trasladaron entonces al sur de la provincia, al poblado de Camarones. Fue allí donde entró en contacto con el estilo de vida, las costumbres, la lengua y los códigos de honor de los gauchos. Vive 9 años en el campo y tiene participación en varios enfrentamientos con los indios, que en aquel entonces ocupaban gran parte de la provincia de Buenos Aires.
Entre 1852 y 1872, durante una época de gran agitación política en el país, defendió la postura de que las provincias no debían permanecer ligadas a las autoridades centrales, establecidas en Buenos Aires. En el año 1853 viste uniforme militar y combate en Rincón de San Gregorio contra las fuerzas del coronel rosista Hilario Lagos.
Y aquí me quiero detener en su biografía para explicar el motivo que hago de Hernández en este comentario.
A partir del año 1983 y durante cinco hermosos años fui director de la Escuela Rural Nº 26 del Partido de Chascomús. Está ubicada a 45 kilómetros de la ciudad por camino de tierra. La última parte, unos 15 kilómetros, es un terraplén de tierra hecho con la sacada del llamado canal 18, al que bordea. Este canal desagota en el río Salado.
El paraje donde está ubicada la escuelita es precisamente: San Gregorio. El lugar donde se desarrollo la batalla que hoy se recuerda y en la que combatió José Hernández.
En muchas casas de los padres de mis alumnos guardan balas de cañón que se habían encontrado en el lugar.
Cuando los productores rurales araban sus campos, como testigos mudos de esta batalla, solían aparecer restos de fusiles, y trozos de sables, que el tiempo y la corrosión habían prácticamente destruido.
Sabiendo mi gusto por la historia y el tradicionalismo un día un alumno me trajo, de parte de su padre, una empuñadura de un sable. Lo había encontrado, precisamente rastreando el campo.
Cuando lo tuve en mi mano, imaginé un montón de cosas. ¿A quién habría pertenecido? ¿De qué bando habría peleado? ¿Habría muerto en la batalla? Y me imaginé… ¿Y por qué no, que había pertenecido a José Hernández?
La verdad es que este trozo de historia pesaba en mi mano, me quemaba. ¿Cuántas cosas le preguntaría si pudiese contestarme?
Todavía lo conservo, está muy deteriorada, y hasta hubo gente que visitando mi casa me preguntó ¿Para qué guardás esa porquería?
¡Como se ve que no sienten la historia!

Esta vieja foto me la regaló un vecino del lugar, la flecha señala un promontorio de tierra donde estaban emplazadas las baterías que interceptaron la entrada de la escuadra bloqueadora anglo-francesa en la época de Rosas, precisamente en los campos de San Gregorio.
 
 

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire